Como curar la disfuncion eréctil

Como Curar la Disfunción Eréctil Con La Meditación

El objetivo principal de la meditación es liberar a una persona del ciclo de sufrimiento de la vida y llevarla a un lugar de felicidad, sabiduría y percepción ilimitada. Uno de los efectos secundarios en este camino hacia la percepción ilimitada es, para muchos, boners ilimitados. Para los meditadores serios, me refiero a aquellos que buscan desbloquear los secretos del universo, esto es bastante intrascendente. Pero para cualquiera que desea saber como curar la disfuncion eréctil, es bastante bueno.

La disfunción eréctil en los hombres más jóvenes, a menos que sean diabéticos o hayan sufrido alguna lesión inusualmente cruel, generalmente es causada por el estrés, en lugar de por cualquier condición física. Los niveles altos de cortisol o adrenalina (ambos subproductos del estrés) en el cuerpo obstaculizan el suministro de oxígeno a los órganos, lo que disminuye el flujo de sangre al pene. Y el pene sin sangre tiene tantas posibilidades de levantarse como un globo sin aire. Por eso me resultó más fácil tener relaciones sexuales con personas en las que no estaba involucrado emocionalmente: una vez que se elimina el temor al rechazo, el sexo no es un gran problema.

Wolfgang Krüger es un psicoterapeuta y autor alemán que ha escrito extensamente sobre los altibajos de la erección masculina. “En los hombres menores de cuarenta años, la disfunción eréctil siempre tiene un componente psicológico”, me dijo. “Y ha aumentado a un nivel alarmante en los últimos años”.

A pesar de la cantidad de hombres que quieren pensar que su polla tiene algunos poderes autónomos para tomar decisiones, todo vuelve al cerebro, y si su cerebro está disparando señales de estrés, su pene necesitará algo más que mucha voluntad por venir a la vida. Las erecciones comienzan en tu cabeza. Ya sea algo que hueles, sientas o veas, todo se trata de los productos químicos que envían las señales allá arriba.

Para encontrar estudios sobre el vínculo entre la meditación y la disfunción eréctil (DE), tiene que retroceder. Un estudio de 1977 realizado por Gerard V Sunnen en la Universidad de Nueva York sobre nueve hombres con una edad media de 32 años encontró que tan solo dos sesiones de meditación de 15 minutos al día transformaban a los hombres para que todos menos dos de ellos pudieran lograr la “competencia eréctil”. El estudio funcionó al entrenar a los hombres a desviar los patrones de pensamiento negativos de su mente a través de la meditación.

Se sabe que la meditación reduce el ritmo cardíaco y regula el flujo de sangre alrededor del cuerpo, lo que es un buen augurio para quienes padecen DE, ya que ¿qué es una erección si no una gran acumulación de sangre? También se ha demostrado que la meditación reduce la ansiedad y cambia las asociaciones de pensamiento negativo. Sara Lazar, neurocientífica de Harvard, fue una de las primeras personas en escanear el cerebro de los meditadores y descubrió que la amígdala, la parte del cerebro donde la ansiedad llama hogar, era más pequeña para los meditadores que el grupo de control.

La  disfunción eréctil, también conocida como impotencia sexual masculina,es la incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria.

Debe diferenciarse de otros problemas sexuales, como son la falta de deseo, las alteraciones de la eyaculación (eyaculación prematura, eyaculación retrasada y ausencia de eyaculación) o los trastornos del orgasmo.

La disfunción eréctil no es una enfermedad, sino un síntoma. Manuel Girón de Francisco, del Servicio de Urología del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, señala que, en ausencia de una causa psicógena, es “un síntoma de una afectación de vasos y nervios responsables de la erección, sea por tabaquismo, diabetes, hipertensión por el envejecimiento con la edad, sedentarismo, sobrepeso y obesidad, etc.” De hecho, recalca, “las enfermedades cardiovasculares son una causa importante de la disfunción eréctil”.

Se trata de un problema frecuente que si no se trata puede llegar a afectar a las relaciones con la pareja, la familia y el entorno laboral y social.

Causas psicológicas

En estos casos, el pene no presenta ninguna alteración física, sin embargo, enfermedades como la ansiedad (provocada con frecuencia por el miedo a no conseguir una erección o a defraudar a la mujer), la depresión, los problemas con la pareja e incluso el estrés pueden afectar al acto sexual.

También la preocupación excesiva por los problemas laborales, sociales o familiares implican que no se dedique la atención necesaria al acto sexual. La fatiga, la inapetencia, la falta de ejercicio, el insomnio o un fracaso laboral también desequilibran los reflejos sexuales.

Causas vasculares

Este tipo es muy habitual. El pene no puede acumular la sangre necesaria para que se dé una erección, generalmente porque no llega en suficiente cantidad. Fumar, la hipertensión arterial, la diabetes, algunas enfermedades cardiacas y aumento en los niveles de colesterol en sangre pueden provocar trastornos vasculares que dificulten la erección.

Causas neurológicas

En estos casos se produce una interrupción en la transferencia de mensajes del cerebro al pene porque existe una lesión en los nervios implicados. Esto ocurre con las lesiones de la médula espinal, la esclerosis múltiple o tras algunas intervenciones quirúrgicas en la pelvis.

Causas hormonales

Son poco frecuentes. Generalmente se deben a una falta de hormonas sexuales masculinas.

Causas farmacológicas

Existen varios medicamentos que tienen como efecto secundario disminuir la capacidad de tener una erección. Entre ellos hay algunos fármacos para tratar la hipertensión, las enfermedades cardiacas y los trastornos psiquiátricos.

Leave a Comment